http://googleping.com Google+

sábado, 22 de julio de 2017

"EL CÍRCULO": Microcrítica


En una época en la que todo está interconectado, Google conoce hasta nuestros más íntimos secretos y las redes sociales parecen estar sustituyendo a la vida real y sus vivencias, El Círculo viene a hacernos reflexionar y a mostrarnos un futuro, quizás no muy lejano y no tan utópico como pudiésemos pensar, en el que toda esta conexión y tráfico de información puede tener trágicas y dramáticas consecuencias.

El Circulo nos plantea también el tremendo poder que tienen las grandes empresas y como pueden manipular gobiernos y leyes a su antojo, comportándose como auténticas sectas para con sus empleados y los usuarios de sus servicios. Y no solo eso, sino también la forma de obligarnos ya sea directa o indirectamente a utilizar sus servicios queramos o no. ¿os suena de algo? Evidentemente empresas como Google o Facebook son claras fuentes de inspiración para El Circulo.

Protagonizada por Emma Watson, que sigue dejando patente su preocupante tendencia a sobreactuar, y Tom Hanks, perfecto como casi siempre, en un papel algo diferente al que nos tiene acostumbrados, El Círculo es una interesantísima historia que, si bien podría estar mucho más aprovechada y profundizar más en los problemas que plantea, nos enganchará desde el principio y nos hará pensar en el uso que le damos a las nuevas tecnologías, qué cosas compartimos y como permitimos que poco a poco invadan nuestro día a día y nuestra privacidad consiguiendo que, poco a poco, dejemos de ser dueños de nuestras propias vidas. Y las de los que nos rodean.

Nota: 6,5/10

jueves, 20 de julio de 2017

"LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS": Crítica de cine en pocas palabras



Ciertamente nos encontramos ante una la película que supone el broche de oro, el cierre perfecto, a esta trilogía-precuela de la saga del Planeta de los Simios. Esto, desde mi punto de vista, convierte a esta trilogía en una de las mejores y más importantes de los últimos tiempos ya que es de las pocas en las que los tres films que la componen son de enorme calidad y no hay ninguna que baje el nivel del conjunto global.

La película en sí misma no es perfecta, pero atesora mucha calidad en todos sus aspectos. Yo diría que se encuentra casi al nivel de El origen del planeta de los simios y bastante por encima de El amanecer del planeta de los simios. Más calmada y reflexiva que su predecesora, La guerra del planeta de los simios navega por varios géneros y contiene menos acción de la que pudiésemos esperar, tanto por su título como por cómo nos la han vendido durante su campaña publicitaria. 
Es más, nada más salir del cine me quedé pensando que los títulos de las películas están intercambiados. Hubiese sido mucho más acertado llamar La guerra de... a la segunda entrega y El amanecer de...  a esta tercera.  Pero bueno, es una reflexión personal sin más.

Otra vez nos encontramos con un salto temporal más o menos importante entre la anterior película y esta, lo que vuelve a generarnos muchas preguntas que no van a tener respuesta. Esto ya nos había pasado con El amanecer... y, aunque aquí el salto no parezca tan brusco, es suficiente para que nos hagamos preguntas.

En la trama guerra, lo que se dice guerra, vamos a encontrar más bien poca, ya que en realidad la historia se convierte en una búsqueda de venganza personal en toda regla, tanto para el simio César como para su antagonista, el coronel interpretado por Woody Harrelson. Conoceremos las motivaciones de ambos y asistiremos al desenlace del conflicto que es, sin duda, espectacular aunque esté adornado con algunos detalles de dudosa verosimilud. Algunos de estos detalles parecen no tener más motivo que resaltar, una vez más, la estupidez y crueldad del ser humano a partes iguales.

Los apartados técnicos de la película vuelven a ser impresionantes, ayudando, de nuevo, a que la tremenda interpretación de Andy Serkins sea uno de los elementos más destacables de la película. Vuelven a conseguir con una facilidad pasmosa  que nos olvidemos de que los simios que vemos en pantalla no son reales y a que nos creamos sus reacciones y emociones. No es de extrañar que, otra vez, se hayan alzado muchas voces pidiendo un merecidísimo Oscar de interpretación para este monstruo de la captura de movimiento.

Los guiños al film original y la explicación de algunos detalles de la misma, hacen que el desenlace de la historia y la historia en sí misma pueda enlazarse perfectamente con El planeta de los simios original, cerrando el circulo; pero también es lo suficientemente abierto y (parece) distante en el tiempo como para permitir que, si lo desean, puedan ampliar la saga con nuevas entregas.

Ya veremos que pasa.

Lo mejor: Los apartados técnicos. La banda sonora. La historia y lo bien que se mueve saltando entre diferentes géneros. El punto cómico que aporta el simio Simio Malo interpretado por Steve Zahn que sirve para aliviar tensiones a lo largo de la tensa película.

Lo peor: Algunas secuencias poco creíbles cortan un poco el clima de la película. La intervención del azar le resta enjundia a la victoria de los simios. Sobran algunos subtitulos. No es necesario darlo todo tan masticado, hay que dejar lugar a que sea el espectador el que interprete lo que está viendo.

Nota: 7,5/10

La frase: "Yo no comencé esta guerra, pero voy a ponerle fin"




Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt3450958/

miércoles, 12 de julio de 2017

"EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS": Crítica de cine en pocas palabras



Cada vez que empieza a hablarse de que va a rodarse un remake, reboot, secuela o precuela de un clásico, los cinéfilos nos echamos las manos a la cabeza y maldecimos a los profanadores. Suplicamos al cielo que no mancillen las películas originales y nos preguntamos si es realmente necesario rodar dichas películas. 

Sin embargo, de vez en cuando, los planetas se alinean y se dan las condiciones necesarias para que todo salga bien y el producto resultante no sea tan malo como lo esperábamos, que esté a la altura de la película original o, esto se da poquísimas veces, que incluso llegue a superarla.

Con El origen del planeta de los simios tenemos un claro ejemplo de que, a veces, las cosas se hacen bien y está más que justificado echar la vista atrás y "tocar" algún clásico para que éste sirva de base para un buen film. El origen del planeta de los simios es una estupenda película que viene a establecer las bases de la trilogía que hace las veces de precuela de El planeta de los símios, la película protagonizada por Charlton Heston allá por el año 1968. 

Nos encontramos con una película casi perfecta en la mayoría de sus aspectos; un guión bastante sólido, con una trama verosímil, y muy equilibrado que hace que la película sea ágil y muy entretenida, con las correctas dosis de acción y drama. Unos personajes principales bien desarrollados e interpretados (especialmente los simios) y unos efectos especiales de lujo que hacen que nos olvidemos en seguida de que los simios que estamos viendo en pantalla no son reales. 
En estas dos últimas parcelas hay que mencionar a Andy Serkins, el especialista por excelencia en la captura de movimiento y que ya debería tener un Oscar interpretativo a pesar de no aparecer nunca en pantalla. Su "interpretación" del simio protagonista, César, le da mil vueltas o cientos de interpretaciones de actores que andan por ahí a cara descubierta.

Pocos apuntes negativos puedo aportar. Sé que he dicho que el guión y la trama son bastante sólidos y verosímiles, pero no son perfectos. Hay algunos detalles que son mejorables. Por ejemplo, el hecho de que la cantidad de simios que vemos parece muchísimo mayor una vez que han escapado que cuando están en el refugio. También el hecho de que los simios parecen volverse súper inteligentes de repente a causa del virus. En el film se ve la curva de aprendizaje de César desde su nacimiento y cómo aprende y desarrolla sus habilidades e inteligencia, pero en sus congéneres todo parece llegarles por ciencia infusa. Sé que esto puede ser justificable si tenemos en cuenta que el virus de uno y los otros es diferente, el segundo es más evolucionado, pero aún así chirría un poco.

Lo mejor: La historia, perfectamente hilada. La creación de los simios, que parecen completamente reales, haciendo además asombrosas distinciones entre ellos, las razas y el impresionante abanico de expresiones que reflejan, haciendo muy fácil que el espectador empatice con ellos y que sepamos lo que están sintiendo en todo momento sin necesidad de palabras.

Lo peor: En cuanto los simios escapan del refugio su número parece multiplicarse misteriosamente. Alguna interpretaciones de los personajes humanos son mejorables.

Nota: 8/10

La frase: "No"



Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1318514/


domingo, 9 de julio de 2017

"CINCUENTA SOMBRAS MÁS OSCURAS": Crítica de cine en pocas palabras



Reitero, como cuando escribí sobre la primera parte, que no me he leído los libros, así que mi crítica de Cincuenta sombras más oscuras se basa única y exclusivamente en la película como ente independiente y no como adaptación.

No voy a negar que tenía ciertas esperanzas depositadas en esta continuación de Cincuenta sombras de Grey. El hecho de que la primera, sin llegar a ser buena, no me pareció tan mala como la pintaban por ahí y que  en muchos medios se hablaba de esta segunda entrega como "mejor que la primera", pues me había hecho ilusiones.

Pero la verdad es que ha sido un chasco de proporciones épicas. La película es lenta y aburrida a más no poder, sus escenas eróticas son del montón otra vez, de las que podemos ver en cualquier otro film de corte no erótico. Lo de las supuestas sombras más oscuras... bueno, que me da la risa floja. Las perversiones del señor Grey son mucho menos retorcidas (por llamarlo de alguna manera) que las que vemos en la primera parte. ¿sado? ¿bondage? ¿en serio?

En cuanto al guión y las líneas de diálogo son sonrojantes y dan vergüenza ajena. Los agujeros en la trama son tremendos, y eso que me he visto la versión extendida. Y es una lástima porque hay tres momentos en la película en los que la cosa parece ponerse interesante, pero luego se te queda cara de poker al ver como una oportunidad tras otra no sucede absolutamente nada y se van perdiendo en el hastío de la película.
Los personajes secundarios una vez más, especialmente el de Kim Basinger no se sabe muy bien que pintan ahí; son meras comparsas, parecen figurantes para que nadie pueda decir que es una película rodada con solo dos actores.

Las interpretaciones siguen en la misma línea que la primera parte, aunque debo reconocer que en esta segunda entrega Jamie Dornan está un poco más suelto y tiene un abanico de expresiones faciales más amplio. Dakota no ha cambiado mucho, con sus permanentes ojillos de quinceañera enamorada y sus mordidas de labios que parecen no tener fin. La escena en la que Anastasia se encuentra a Grey haciendo deporte sin camiseta y se queda embobada mirando es digna de estudio.

En fin, una tremenda decepción que, mucho me temo, seguirá en la tercera entrega, porque esto parece ir cuesta abajo y tengo mis dudas de que alguien consiga darle la vuelta a esa tendencia.

Lo mejor: Se ve cierta mejoría en la interpretación de Dornan. El cuerpo de Dakota Johnson. El apartado musical.

Lo peor: El guión, la historia, los personajes secundarios...

Nota: 3/10

La frase: "No vas a meterme eso por el culo"



Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt4465564

viernes, 7 de julio de 2017

"POMPEYA": Las críticas de la claqueta...




Seamos sinceros. Cuando se estrenó Titanic en 1997, el 95% de la gente que se compró una entrada, no iba ni a ver a Di Caprio, ni a Winslet, ni una historia de amor. La gente iba al cine buscando los efectos especiales, la fidelidad en la recreación del transatlántico y su trágico final, con rotura de casco incluida.

En Pompeya, yo al menos, buscaba exactamente lo mismo. Disfrutar de la recreación de la ciudad, ver el Vesubio rugiendo a pleno pulmón, vomitando ríos incandescentes de lava que inundaran la pantalla. Quería ver como la ciudad era destruida y cómo, por efecto de la ceniza y el abrasador calor, llegaron sus habitantes a convertirse en las estatuas que hoy podemos visitar en la ciudad italiana.


En cambio, me han dado muy poco de esto y mucho de una historia de amor llena de clichés, falta de todo interés, unas interpretaciones que dejan mucho que desear y un intento de intriga política que no sé cuánto tiene de veraz, pero que de interesante tiene bien poco.

Kit Harington se ha limitado a trasladar su Jon Nieve de Juego de Tronos a Pompeya, con la única diferencia de que ,si en la serie sale tapado hasta las cejas, en la película no está por la labor de llevar mucha vestimenta y prefiere ir luciendo tableta de chocolate. Carrie-Ann Moss debería empezar a tener cuidado con los papeles que escoge, o ponerle un poquito más de ganas. De Emily Browning mejor ni hablar y lo de Kiefer Sutherland no tiene nombre. En el apartado interpretativo solo tienen un pase Adewale Akinnuoye-Agbaje y Jessica Lucas, curiosamente los menos conocidos del elenco.

En cuanto al apartado técnico, el film es correcto, pero esperaba mucho más de un director, Paul W.S. Anderson, que se ha especializado en rodar filmes pensados por y para los efectos especiales.

Resumiendo, que la película me ha dejado frío. Con ganas de mucho más y con la desagradable sensación de que una historia como la de la ciudad de Pompeya merece un tratamiento mucho más digno.

Nota: 4/10

Publicada originalmente el 4 de junio de 2014 en mi blog La Claqueta Metálica, incluido en el diario online Actualidad Almanzora