http://googleping.com Google+

viernes, 20 de octubre de 2017

"EL MUÑECO DE NIEVE": Microcrítica


Nos encontramos ante un thriler de investigación con asesino en serie al uso. El Muñeco de Nieve es un film de factura más o menos correcta, sobrio, que poco más tiene que ofrecer que un buen reparto y unas localizaciones preciosistas y espectaculares potenciadas por un buen trabajo de fotografía.
Más allá de eso nos encontramos con una película que poco o nada tiene que aportar al género al que pertenece y que se olvidará con facilidad. 

La historia cae en todos los tópicos de este tipo de cine sin excepción y, salvo algún detalle inesperado, la trama es simple y con poco recorrido. Además hay situaciones que suceden sin razón aparente y los protagonistas llegan a determinadas conclusiones como por arte de magia, sin ninguna explicación aparente.

Las interpretaciones entran dentro de los cánones exigibles a artistas de la talla de Fassbender, J.K. Simmons o Rebecca Ferguson. También tenemos por ahí a un irreconocible y demacrado Val Kilmer que parece que intenta volver a los ruedos y, aunque quizás esta no haya sido la mejor elección, por algo hay que empezar. Deseemosle suerte.

Y poco más tengo que añadir salvo que, para lo que nos cuenta, a la película le sobran unos cuantos minutos. Una verdadera decepción y sentimiento de lo que pudo ser y no fue.

Nota: 5/10

martes, 17 de octubre de 2017

"THE FLASH": Repaso a la tercera temporada



Ahora que se acaba de estrenar en USA la cuarta temporada de The Flash, y mientras esperamos a su estreno en España, me parece un buen momento para darle un repaso a la tercera temporada de la serie, una temporada que ha supuesto un pequeño punto de inflexión en el estilo del show.

The Flash se convirtió ya desde su primera temporada en la serie estrella del universo DC en televisión, superando a la primera y veterana Arrow. La serie contaba con un estilo más desenfadado y luminoso y con un protagonista que, a pesar de contar con sus propios problemas, no resultaba tan oscuro y atormentado como Flecha Verde.

Sin embargo en esta temporada las tornas han girado y tras el impactante final de la segunda temporada, la tercera temporada de Flash resulta mucho más oscura y dramática que sus predecesoras, lo que le ha hecho perder, por momentos, parte de su mayor encanto. Además, ya empieza a caer en la tendencia de Arrow de incorporar a un montón de superhéroes como acompañantes del protagonista que hacen que Flash pierda cierta cuota de protagonismo. El crecimiento de personajes como Kid Flash o Killer Frost y la irrupción de Jessy Quick, copa buena parte de las tramas. Vale que son parte importante de los cómics, pero corren el riesgo de saturar, sobre todo cuando la mayoría, al igual que los villanos más importantes, son velocistas. 
También ha evolucionado y cobrado bastante protagonismo el personaje de Iris, y menos mal, porque en las temporadas anteriores era un personaje bastante plano.



Los profundos cambios que los personajes de la serie sufren por culpa de la manipulación del pasado por parte de Barry, harán que la serie resulte un poco menos alegre de lo que estabamos acostumbrados, contando con un ambiente general mucho más dramático. Además, los continuos saltos temporales, la creación de realidades paralelas y los movimientos entre los diferentes mundos que conforman el multiverso, han hecho que la trama sea un poco más confusa de lo habitual. 

Aún así, sigue siendo una serie magnífica y la más importante actualmente de conocido como Arrowverso.

Los grandes momentos de la temporada han sido, sin lugar a dudas, los crossovers con las otras series de DC, especialmente el que unía las cuatro series (Arrow, Supergirl, The Flash y Legends of tomorrow) aunque el crossover con Supergirl, que además era un capítulo musical, tampoco ha estado nada mal. Ya se han confirmado más crossovers para la cuarta temporada así que los fans estamos de suerte.


El final de temporada también nos trajo cambios importantes, por lo que está por ver qué nuevas sorpresas nos deparará la serie, lo cual es una buena señal pues es indicio de que no se estanca y de que sigue evolucionando.


sábado, 14 de octubre de 2017

"BLADE RUNNER 2049": Crítica de cine en pocas palabras



Si ayer predecía que muchos me colgarían del palo más alto por mi opinión sobre Blade Runner, cuando hoy lean, si es que siguen leyéndome, que Blade Runner 2049 me ha gustado más y me ha parecido mejor película que su predecesora, querran quemarme en la hoguera directamente.

Porque si Blade Runner, en la revisión que le he dado hace unos días, me pareció aburrida y tirando a simple, su continuación me ha encantado y me ha parecido de lo mejor que he visto en lo que va de año. A casi todos los niveles.

Sin duda era una opción arriesgada no apta para cobardes. Tocar un clásico como Blade Runner, amada e idolatrada por el grueso de los aficcionados al cine, podría encumbrar al director que osase meterle mano o soterrarlo bajo una montaña de críticas de donde, quizás, no conseguiría salir nunca.

Por suerte, el encargado de tan titánica tarea ha demostrado que de esto de hacer cine y dirigir sabe un rato. Lo demostró con la excepcional La Llegada, cinta que debería haberse llevado de calle los premios principales en la gala de los Oscar de este año. Pero es que ya lo había hecho antes con la magnífica Sicario y la recomendable Prisioneros. Curriculum no le falta.

Desde el primer momento Blade Runner 2049 deja claro al espectador que, en lo que al apartado visual se refiere, está a punto de ver un auténtico espectáculo, que se ve además reforzado por un trabajo de montaje y edición de sonido de traca. Atentos a estas categorías a lo largo de la próxima temporada de premios.

Pero más allá de eso Villeneuve utiliza esas casi tres horas de metraje para contarnos una historia magnífica, mucho más profunda y plagada de detalles de lo que hizo Ridley Scott en la primera película. La historia de un hombre/máquina en busca de su identidad, de su lugar en el mundo; el replicante que ejerce de Blade Runner convertido en un paria en un mundo en el que, los humanos le desprecian por no ser uno de ellos y los suyos le temen y le odian por darles caza. En esta ocasión el director sí aprovecha la oportunidad para plantear las cuestiones éticas y morales que se echaban de menos en la primera parte. El valor de la vida de las máquinas con conciencia y sentimientos, sus derechos, sus inquietudes... mucha tela que cortar.

Para más inri, Villeneuve es sumamente respetuoso con el original, manteniendo sus cánones de estética y continuidad a la historia pero sin dejar de imprimirle su propio y personal estilo. Y no solo en el aspecto visual pues la banda sonora mantiene fielmente el espiritu de la que Vangelis compuso para el primer film. Chapeu Monsieur Denis.

Además, para redondear el trabajo, contamos con un reparto de auténtico lujo, en el que aparte de recuperar a los protagonistas de la primera entrega, se le suman algunos de los actores más en forma del momento como es Ryan Gosling o Jared Leto y otros artistas de la talla de Robin Wright, Ana de Armas o Dave Batista.

Nos encontramos ante una de las grandes películas de este año y que, sin duda, estará muy presente en las galas de premios en un futuro no muy lejano.

Con todo, la película no es perfecta ni mucho menos. Hay momentos en los que la falta de ritmo y el exceso de metraje le pesan, pero sabe recobrar el rumbo enseguida sin llegar a aburrir en ningún momento.

Lo mejor: Su vocación de espectáculo audiovisual, siempre respetando al clásico de los ochenta. Ana de Armas. Profundiza allí donde Blade Runner no lo hacía. El magnífico trabajo de fotografía y producción artística. Tiene planos que se quedan en la retina.

Lo peor: Por momentos pierde el ritmo y esto sumado a su larga duración puede hacer que alguno pegue alguna cabezadita.

Nota: 8/10

La frase: " A veces, para amar de verdad a alguien, tienes que ser un extraño"


Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1856101/


"BLADE RUNNER": Microcrítica


Soy consciente de que muchos me crucificarán por lo que voy a decir, pero he de ser sicero: vista ahora, con el paso del tiempo, Blade Runner no me ha parecido tan buena como la recordaba y, desde luego, no tan buena como todo el mundo dice.

El tiempo la ha convertido en un film de culto, representante del estilo cyberpunk que se puso tan de moda en los años ochenta del Siglo XX. Su influencia ha perdurado a lo largo de los años y hemos podido ver cómo otras obras la tomaban como referencia para contar sus propias historias. Películas como El Quinto elemento, Matrix o la reciente Ghost In The Shell beben claramente de Blade Runner en muchos aspéctos. Sobre todo en la estética. Con ella queda claro, una vez más que Ridley Scott era todo un visionario y que su percepción de la ciencia ficción iba un poco más allá que la del resto de cineastas.

Pero lo cierto es que, descontando su innegable sentido de la estética y su impresionante trabajo artístico, la trama de la película me ha resultado a día de hoy bastante simple y tirando a aburrida. Si, ya sé que hay que tener en cuenta el año en el que se rodó y la innovación que ello suponía en muchos sentidos. Temas como la inteligencia artificial, las máquinas autosuficientes o con conciencia y sentimientos todavía no se habían explotado demasiado.

Sin embargo, creo que la película pasa muy de puntillas sobre esos temas, que personalmente me resultan lo más interesante del argumento.

Tampoco podemos olvidar el reparto de lujo con el que cuenta y algunas de las escenas o diálogos que han pasado a la historia del cine, pero más allá de eso, la película no me ha llenado.

Nota: 6/10

jueves, 28 de septiembre de 2017

"IT (ESO)": Crítica de cine en pocas palabras



Stephen King es, sin duda, uno de los más prolíficos novelistas modernos. Y aunque su extensa obra toca todo tipo de géneros, es en el terror donde el escritor de Maine destaca y por el que ha conseguido más reconocimiento. Es, además, también uno de los escritores que ha visto más obras suyas adaptadas a la gran pantalla y a la televisión desde hace ya varias décadas.

Ahora que la capacidad de Hollywood para contar historias nuevas está bajo mínimos, la obra de King se ha vuelto a poner de moda y podemos encontrarnos con varias obras suyas adaptadas en cine y televisión. Es el caso de La Torre Oscura, La Niebla, El juego de Gerald o It (Eso) que es la que hoy me ocupa.

It (Eso) es una de las obras más famosas y queridas de Stephen King. De hecho, como la mayoría sabréis ya contó con una adaptación televisiva en formato de miniserie en el año 1990, que a España llegó al formato doméstico directamente en VHS como si de una película de algo más de tres horas de duración se tratara. Dicha película está considerada ya como una obra de culto por mucha gente a pesar de que, vista ahora con el paso de los años, su calidad tanto técnica como artística sea bastante cuestionable. 
Sea como fuere, el Pennywise de Tim Curry pasó a formar parte del Olimpo de monstruos cinematográficos que nos aterrorizan en nuestras pesadillas como Freddy Krueger, Jason, Alien y otros muchos.

Pero It (Eso) es también una de las novelas más extensas de King, ya que la historia abarca dos etapas diferentes de la vida de los protagonistas: la adolescencia y la edad adulta, lo que hace que cualquier adaptación sea, por fuerza, larga y deba dejar de lado muchos aspectos de la novela. Algo que pasaba en la adaptación del año noventa. 
Desde mi punto de vista, uno de los grandes aciertos de esta nueva adaptación radica en que sus responsables han sido inteligentes y han decido adaptar solo una parte de la novela, la que corresponde a la adolescencia de los protagonistas, y dejar la segunda parte para una futura secuela (ya anunciada para 2019), algo que permite a director y guionistas centrarse más en los detalles y ahondar en la personalidad los personajes, explotar sus temores, aquellos miedos de los que se alimenta su terrible enemigo, un ser ancestral, desconocido, que adopta la forma de un terrorífico payaso llamado Pennywise.

El hecho de que los protagonistas sean niños en la frontera de la adolescencia, hace que la película tenga un cierto aire de aventura juvenil que la hace algo menos terrorífica de lo que me gustaría, incluyendo en determinados momentos alivios cómicos para dar un respiro al espectador y rebajar la tensión. Espero que esto se lo ahorren en la segunda parte y nos den tensión y terror de principio a fin. 
Aún así, el director Andrés Muschietti (responsable de Mamá) y el guionista Cary Fukunaga (que iba también a dirigir en un principio) no se han cortado demasiado y no faltan algunos buenos sustos, sangre y escenas bastante perturbadoras. La ambientación de la cinta es magnífica en todas sus parcelas; banda sonora, fotografía, dirección artística y efectos especiales van de la mano para ofrecernos un producto con un acabado de lujo, algo que se echa en falta en el cine de terror actual en líneas generales.

En cuanto a la parcela artística, salvo algún que otro secundario y alguno de los protagonistas principales, los chavales cumplen con creces, especialmente la única chica del grupo, Sophia Lillis, una magnífica actriz que, a pesar de su corta edad, es ya toda una veterana en el género del terror y que se come la cámara en cada plano en el que aparece. Habrá que seguirle la pista.

En resumen, una cinta de terror de lo más recomendable que se ha convertido por méritos propios en uno de los mejores y más taquilleros films del año.

Lo mejor: Lo perturbador de algunas secuencias. Sophia Lillis. La gran calidad de la película en todos sus apartados. Bill Skarsgård, como Pennywise

Lo peor: Que no se hayan atrevido a ir más allá evitando los alivios cómicos e incluyendo algunos de los pasajes más escabrosos del libro. El toque de aventura juvenil rebaja el nivel de terror. Alguno de los secundarios desentonan en el conjunto.

Nota: 8/10

La frase: "Aquí abajo todos flotan"

 


Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1396484/